La moneda de 25 centavos que usamos en Guatemala, también es conocida como “choca”. Porque cuando la fotografía de doña Chonita fue esculpida en la moneda, solo se le veía un ojo, y esa fue la razón por la cual se le empezó a llamar “choca”. Principalmente porque en Guatemala de forma coloquial se le dice “choco” a una persona que no ve bien.

Concepción Ramírez Mendoza

Doña Concepción Ramírez, nació en Santiago Atitlán el 8 de marzo de 1942 en el cantón Tzanjuyú.

En el año 1959, una comisión fue nombrada para ir a Santiago Atitlán  para buscar y fotografíar a la mujer indígena más bonita que encontraran. Doña Chonita, como la conocen sus vecinos, tenía 17 años y ella fue elegida por esta comisión para ser grabada en la moneda de 25 centavos.  Gracias al Acuerdo Gubernativo número 791-97 doña Chonita ha podido destacar a nivel nacional e internacional,  siendo homenajeada por varias entidades.

Doña Chonita expresa que se siente muy orgullosa de formar parte de los personajes importantes, tanto a nivel nacional como internacional.

“Soy una mujer humilde que he luchado con mis hijos desde que me quedé viuda. Quiero que sepan que las mujeres tenemos grandes valores, por lo que las insto a que sigamos adelante y luchemos por nuestras vidas”.

La moneda de 25 centavos fue muy popular entre los niños de los años 80’s principalmente porque era la cantidad de dinero que los padres les daban para el recreo de la escuela.

En el mes de septiembre, las autoridades municipales y departamentales de Santiago Atitlán rindieron homenaje a Concepción Ramírez Mendoza, y le entregaron la Orden Municipal del Reino Tzutujil.

Como complemento de esta actividad se inauguró la remodelación del parque central en donde se develó un monumento de concreto —una ficha de Q0.25—, con un diámetro de aproximadamente un metro, dedicado a doña Chonita.

Entre otras características que identifican al pueblo tzutujil se halla un mapa en relieve del lago de Atitlán, instalado en un tocoyal —prenda que utilizan las mujeres enrollado en la cabeza—.

No solamente los pobladores de Santiago Atitlán se sienten orgullosos de tener a una vecina como doña Chonita, sino todo Sololá, y todos los guatemaltecos en general, porque no solamente es ejemplo de sencillez, sino de un genuino folclor por su manera de hablar y de vestir.

En el año 2007 doña Chonita, hizo el cambio de la Rosa de la Paz, en el Palacio Nacional de la Cultura, en la entrega de un documento relacionado al conflicto armado interno.

Esta publicación es parte de nuestra colección de reportajes sobre personajes importantes guatemaltecos.

Acto de homenaje a doña Concepción Ramírez Mendoza